Comida trampa o “Cheat meal”

Comida trampa o “Cheat meal”

Ya que estamos en pleno fin de semana, me lanzo a hablar de la famosa “Comida Trampa” o “Cheat Meal”.

Es frecuente hacer esta comida en fin de semana, eligiendo casi siempre o bien la comida del sábado o domingo o bien las cenas. Aunque algún desayuno también hay.

Las hay de diversos tipos, desde los que eligen un plato que les viene de gusto y mantienen el resto de la comida. Por ejemplo, ensalada y carne más “un helado de postre”, o un trozo de pastel. O incluso los que mantienen la dieta porque les gusta pero en una comida añaden más cantidad de algún alimento: por ejemplo, más carne o más pasta o patatas.

Y luego los hay que hacen la comida trampa como si la vida les fuera en ello y añaden todo tipo de alimentos procesados y azúcares sin ningún tipo de control porque en esa comida “todo vale”. Y al día siguiente la ansiedad por azúcares e hidratos de carbono aún es mayor.

Pues os he de decir que la comida trampa, no es necesaria. Le pese a quien le pese. Es decir, no tiene ningún beneficio fisiológico en la preparación. Nuestro físico no mejora gracias a la comida trampa. No nos aporta ninguna ventaja fisiológicamente hablando. Otra cosa es que psicológicamente nos vaya bien. Eso es nuestra elección. Hablamos de comida trampa y no de una carga de hidratos controlada, que esta si puede tener beneficios en según que momentos de la preparación.

Mi opinión, y la recomendación que doy cuando alguien me pregunta, es que si tu cuerpo no te lo pide, no la hagas. Y si la haces, no es cuestión de enloquecer comiendo alimentos que luego la mayoría de las veces te acaban sentando mal, o bien por las cantidades o bien porque tu cuerpo no está acostumbrado a ese tipo de comida.

Hay miles de opciones sanas de “engañar” a la mente o de hacer una comida “diferente”.

Dicho esto, ya os lo dejo a vuestra elección. Y por si hay alguien que se lo repiense aquí os dejo una receta de pizza sin hidratos por si alguien se anima en la cena de hoy.

Pizza Low Carbs:

Ponemos las claras (opción de incluir un huevo entero) en una sartén a fuego mínimo. Dejamos que cuajen y mientras tanto vamos cocinando las verduras en otra sartén o las hacemos al vapor (yo elegí brócoli, cebolla y pimiento rojo). Cuando estén firmes las claras le añadimos las verduras y el atún en conserva. En esta ocasión yo le añadí un poco de queso rallado y unos frutos secos por encima, pero estos últimos son opcionales. Lo tapamos un par de minutos más y listo!!!